RSM México
Languages

Languages

Cómo impactará la Política Fiscal a la Recuperación Global

Debido a que la economía global probablemente entrará en recesión como resultado de la crisis de COVID-19, Rob Mander, Consultor Fiscal Internacional, RSM Australia, comparte cómo la política tributaria tendrá un papel principal en el apoyo e impulso de la actividad económica.

La situación del coronavirus (COVID-19) está cambiando rápida y correctamente las prioridades de los gobiernos, las autoridades de salud y las empresas. La salud y el bienestar de sus ciudadanos, comunidades y empleados, respectivamente, es lo más importante ahora.

Al mismo tiempo que se gestionan los aspectos críticos de la salud, los gobiernos y las administraciones tributarias se están moviendo rápidamente para enfrentar las consecuencias económicas de lo que será una recesión significativa en la actividad comercial. La política fiscal tendrá un papel principal que desempeñar para apoyar y luego impulsar la actividad económica.

En muchos países, esto significa que ya se han anunciado medidas fiscales específicas para ayudar a las empresas a enfrentar estos desafíos y se esperan más cambios.

Cada país se ocupa de estos problemas de acuerdo con sus propias prioridades, sin embargo, en la mayoría de los casos, el impacto para las empresas se divide en dos categorías:

  • Lo que hay que hacer de inmediato
  • ¿Cuáles son los cambios a mediano plazo que se requerirán?

En algunos sectores (como la hostelería, los viajes y el turismo) donde ha habido una caída inmediata en los ingresos, ambas categorías se unen y deben considerarse de inmediato.

Es importante, a medida que evoluciona la situación de COVID-19, que las empresas continúen en la medida de lo posible para proporcionar los bienes y servicios que sus clientes requieren y asegurarse de que estén bien ubicados para recuperarse cuando la actividad económica vuelva a estar en movimiento. Sin embargo, el primer paso es lo que hay que hacer ahora.

Lo que las empresas pueden hacer ahora

Muchos países ya han introducido medidas que permiten diferir los pagos de impuestos y/o extensiones a las fechas de presentación de impuestos. Las autoridades fiscales también pueden proporcionar servicios de apoyo específicos para ayudar a los contribuyentes que desean discutir sus circunstancias individuales.

Los cambios serán diferentes entre países (y a menudo también pueden existir variaciones regionales dentro de los países), por lo que el punto más importante para los contribuyentes es la comunicación con sus autoridades fiscales. Una vez que hayan descubierto lo que está disponible y hayan confirmado cómo se puede acceder, deben consultar con sus asesores locales para asegurarse de que están haciendo todo lo necesario para utilizar las mejores concesiones disponibles.

Consideraciones laborales

Incentivos laborales - a medida que disminuye la demanda de bienes y servicios, los costos laborales serán una preocupación inmediata.

Los acuerdos de aplazamiento (PAYG), los subsidios o las exenciones de la nómina y otros impuestos sobre el empleo pueden estar disponibles a medida que los gobiernos reaccionan rápidamente para garantizar que los empleados estén protegidos (y se alienta a las empresas a aferrarse a su personal). Además, los empleadores deben verificar la licencia por enfermedad, la licencia parental y otros derechos de su personal para establecer qué costos pueden surgir y cómo se pagarán.

Medidas económicas

En la próxima fase esperamos que los gobiernos introduzcan medidas para impulsar la actividad económica. Por lo tanto, se pueden introducir incentivos para la inversión en nuevos equipos o para contratar personal adicional como parte de un plan para alentar la inversión continua en nueva capacidad productiva.

Las empresas también deberán adaptarse rápidamente a los cambios en las cadenas de suministro, ya sea debido a la escasez de bienes y servicios clave o cambios en la demanda de los clientes. Para las empresas internacionalmente activas también será necesario considerar la interacción global, ya sea cambios en la movilidad global (a medida que los empleados buscan regresar a casa y/o reducir viajes) o la transferencia de precios y cuestiones de IVA de las nuevas cadenas de suministro.

También es probable que los cambios impositivos se orienten específicamente. Se necesitarán medidas específicas para apoyar a las pequeñas y medianas empresas que a menudo no tienen las reservas de efectivo y capital de las grandes empresas, pero que son empleadores y partidarios críticos de sus comunidades locales. También será necesario dirigir recursos en industrias específicas (como turismo, hotelería y viajes) donde el impacto ha sido más inmediato y significativo.

La planificación, la priorización y luego la implementación efectiva son las claves. Un plan considerado debe desarrollarse e implementarse ahora, pero también debe seguir siendo flexible para volver a revisarlo a medida que los factores globales y locales afecten al negocio en los próximos meses.

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico