Día Internacional de la Mujer 2019

El tema de este año para el Día Internacional de la Mujer es #BalanceforBetter. Los organizadores han enfatizado que el equilibrio no es un problema de género, es un asunto de negocios. La sociedad sigue avanzando hacia la paridad de género y el movimiento del Día Internacional de la Mujer señala correctamente el progreso en las salas de juntas, los medios de comunicación, el gobierno y el deporte. Los temas de diversidad están claramente en la cima de las agendas a nivel mundial y las celebraciones globales como el Día Internacional de la Mujer ayudan a impulsar este tema.

En la contabilidad y en la industria más amplia de servicios financieros, todavía queda mucho camino por recorrer para lograr el equilibrio, tanto en representación de las mujeres como en la igualdad salarial de género. Por ejemplo, la representación de mujeres en los puestos de CEO de las empresas de S&P 500 es alarmantemente baja, con mujeres que ocupan solo 24 puestos de CEO en estas compañías (4.8%). En lo que respecta a la remuneración, el proceso de información sobre la brecha salarial de género en el Reino Unido ha revelado que los hombres reciben un promedio de 21,5% más que las mujeres en la profesión contable, una tendencia que es constante en todo el mundo.

Cuando pienso en el equilibrio de género, me gusta considerarlo desde tantas perspectivas diferentes y en tantos contextos diferentes como sea posible para ayudar a entender el problema e identificar posibles soluciones. En el contexto de mi propia industria, los contadores tienen el rol de equilibrar los libros de una empresa. De manera similar, en un contexto político, la tesorería de un país es responsable de equilibrar la economía. Estos pensamientos me llevaron a preguntarme: ¿de quién es el trabajo para equilibrar el género en el lugar de trabajo? La respuesta que probablemente recibas es que es responsabilidad de todos resolver este problema.

Ciertamente, todos tenemos un papel que desempeñar en la lucha por el equilibrio en la sociedad. Sin embargo, para que esto sea lo más efectivo posible, debemos establecer una estructura, asignar roles a individuos en los que se pueda confiar para impulsar la agenda y garantizar que exista un plan de acción claro con objetivos realistas y objetivos alcanzables. Hay algunas situaciones en las que se han creado roles específicos que le dan a alguien la responsabilidad de abordar estos problemas. Por ejemplo, Joanna Roper fue nombrada como Enviada Especial para la Igualdad de Género de la Oficina de Asuntos Exteriores y del Commonwealth (FCO) el año pasado en el Reino Unido. Este rol la hace promover un programa pro-mujeres al trabajar tanto internamente en el FCO como externamente con otros gobiernos para ayudar a ofrecer un enfoque más sólido y coherente para promover la igualdad de género a nivel nacional e internacional. Sin embargo, si bien el mundo corporativo ha establecido su estancamiento en la búsqueda de un equilibrio, todavía hay un largo camino por recorrer.

Para lograr avances tanto de manera eficiente como efectiva, los líderes empresariales deben buscar hacer un balance en parte de su agenda y formar un equipo con la responsabilidad general de abordar el problema. Este equipo puede estar formado por empleados que ya trabajan en la empresa o se puede reunir un equipo completamente nuevo. Muchos dirán que el departamento de recursos humanos debe ser responsable de esto, pero esto debe explicarse explícitamente en las descripciones de los trabajos y en las reuniones informativas de los equipos, si ese es el caso. Este equipo no debe sentirse aislado del resto del negocio. Es el equipo encargado de buscar opiniones y participación de cada empleado dentro de la empresa; debe organizar foros abiertos, iniciativas de la empresa y alentar al resto de la empresa a hacer un impacto.

Mientras viajo por todo el mundo este año visitando firmas miembro de RSM, hablaré con los socios gerentes y les preguntaré qué están haciendo para lograr el equilibrio dentro de sus firmas. No debemos esperar por una iniciativa en toda la industria que puede que nunca llegue a buen término. En su lugar, debemos liderar en las regiones en las que trabajamos y establecer un precedente de equidad, transparencia y equilibrio. Nuestra red está construida sobre diversos fundamentos y una cultura inclusiva. Cada región, país, empresa y colega es única. Crear un equilibrio requerirá un enfoque individual que resuene con cada grupo único, pero también debemos apoyar campañas globales como el Día Internacional de la Mujer, ya que brindan la oportunidad de iniciar conversaciones para poner la igualdad en la agenda.


Por Jean Sthephens
CEO RSM Global

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico