México
Languages

Languages

El valor para desafiar la desigualdad desde el liderazgo

Candice Eaton-Gaul, RSM International

Crecí en Sudáfrica bajo el régimen del apartheid. Mientras estaba en la escuela primaria, se llevaron a cabo una serie de negociaciones que eventualmente acabarían con el apartheid y conducirían a la liberación de Nelson Mandela.

Este contexto social significó que muchos de mis recuerdos de adolescencia están relacionados con discursos poderosos, debates y diálogos animados, acciones de protesta y también el recordatorio constante de que se necesita una valentía inmensa de las personas para optar por desafiar la desigualdad. Cuando vi que el tema del Día Internacional de la Mujer para 2021 era elegir desafiar, inmediatamente me recordó el coraje que se necesita para ser un líder eficaz en un mundo global, donde todavía existen tantos desafíos derivados de la desigualdad.

Existe un creciente debate sobre la igualdad de género. Un punto focal importante en la actualidad son las medidas objetivas disponibles en forma de análisis de la brecha salarial de género, sin embargo, hay cuestiones más amplias en juego, a las que es mucho más difícil asignar un valor monetario.

Muy influenciada por otras formas de desigualdad, la igualdad de género no está aislada, está rodeada de desigualdad de oportunidades, desigualdad social, desigualdad rural versus urbana, disparidades ocupacionales, violencia de género, discriminación en la educación y, lamentablemente, la lista continúa; un problema agravaba al siguiente como una cadena alimenticia circular y monstruosamente atroz.

En última instancia, abordar la desigualdad puede requerir políticas, marcos, buena gobernanza y cambio institucional, pero en el centro de todo eso se encuentra un buen liderazgo y, en última instancia, las acciones de las personas que desencadenan el cambio. Existe una receta observable que pueden aplicar las personas que optan por desafiar la desigualdad.

Como ejemplo, considere a Mahatma Gandhi, el legado que dejó a lo largo de su vida a través de la protesta no violenta, esforzándose por desafiar en la acción diaria, a pequeña y gran escala, por la igualdad incondicional, el tipo de igualdad que es sensible a la diferencia. y el beneficio que tiene para todos.

Otro ejemplo es el arzobispo Desmond Tutu, a quien muchos de nuestros colegas de RSM Sudáfrica, incluyéndome, hemos tenido el placer de conocer. Desafió a los líderes políticos mundiales al invitar al Dalai Lama a la fiesta de su 80 cumpleaños. Desafortunadamente, el Dalai Lama, que tenía 76 años en ese momento, solicitó su visa y, como se esperaba, fue rechazada sin motivo. Esto no detuvo al mencionado octogenario. El arzobispo continuó, como lo ha hecho a lo largo de su vida, desafiando esta desigualdad y defendiendo los derechos humanos. El Dalai Lama y él se reunieron virtualmente para ser coautores de “El libro de la alegría” y, finalmente, se conocieron en persona para el 80 cumpleaños del Dalai Lama unos años más tarde, demostrando que nunca es demasiado tarde para desafiar al mundo.

¿Qué tienen en común personas como esta, personas como Rosa Parks, como Ruth Bader Ginsburg, Malala Yousafzai, Leymah Gbowee y Shirin Ebadi?

Para empezar, aparte del Dalai Lama, ninguno nació famoso. Todos se hicieron conocidos en todo el mundo por la acción que tomaron, que comenzó en un día como cualquier otro y causó una serie de eventos que definieron su vida.

Estas personas, algunas de origen muy humilde, fueron capaces de reconocer la desigualdad, estuvieron dispuestas a reconocerla y cuestionarla, fueron valientes al defender, en su mayoría solas, los derechos de los demás, utilizando su poder como individuos para hacer lo mejor para los que les rodean, de manera respetuosa y no violenta. Cada una de sus historias nos muestra que fue difícil, que hubo malestar y que se arriesgaron mucho. Con el tiempo, sus acciones, su valentía, compasión y compromiso, los llevaron a lograr lo anteriormente inalcanzable.

Cada persona en un entorno corporativo tiene la oportunidad de mejorar a diario para quienes nos rodean, para ser administradores de nuestras comunidades corporativas. No debemos subestimar nuestra capacidad y la responsabilidad relacionada que tenemos como individuos para ayudar a impulsar el cambio donde sea necesario.

Demostrar sentido de servicio defendiendo la igualdad significa ser valientes al defender a quienes nos rodean y usar de manera efectiva nuestra influencia y toma de decisiones para este propósito como parte de nuestra vida diaria. Emular a personas como Nelson Mandela significa que se debe desafiar la desigualdad dondequiera que exista, ya sea en el lugar de trabajo, en nuestros hogares, en nuestras comunidades o en nuestros entornos más amplios.

En RSM tenemos la suerte de estar unidos y de que podemos esforzarnos por disfrutar de nuestro valor de servicio, cuidándonos unos a otros y a quienes nos rodean, con la intención de dejar las cosas mejor de lo que las encontramos. Ser valientes y vivir nuestro valor de servir para optar por desafiar la desigualdad, significa que no debemos medir nuestro éxito en lo bien que lo hacemos como individuos, sino en lo bien que lo estamos haciendo para elevar y desarrollar a quienes nos rodean, defendiendo a las personas para poder garantizar un mundo más equitativo.


NOTA ORIGINAL:

https://www.rsmlink.global/sorce/beacon/singlepageview.aspx?contentType=News&row=692&SPVPrimaryMenu=5&SPVSecondaryMenu=24048&SPVReferrer=rsmhome

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico