Las mujeres superan a los hombres en la fuerza de trabajo y las empresas medianas deben adaptarse

RARAMENTE LOS PUNTOS DE INFLEXIÓN en la historia de una economía o una nación son observados en tiempo real. El cambio profundo a menudo sólo se identifica mucho después de que haya ocurrido. El informe de empleo de diciembre de Estados Unidos proporcionó una pista de que el mercado laboral, la economía y la estructura organizativa básica de la relación entre el trabajo y el individuo han alcanzado un punto de inflexión.

Es poco probable que la mayoría femenina emergente en la fuerza laboral se contente con un ritmo muy lento de cambio.

Las mujeres ahora superan en número a los hombres en la fuerza laboral en un 50.04% a 49.96%. Hay 109,000 mujeres más que hombres en la fuerza laboral estadounidense, excluyendo los trabajos agrícolas. En nuestra opinión, esto presagia un período significativo de cambio en los salarios, los beneficios y la forma en la que se organiza el trabajo dentro de las empresas de todos los tamaños.


PERSPECTIVA PARA LAS EMPRESAS MEDIANAS

¿Están las empresas medianas en riesgo de perder la oportunidad en este cambio demográfico? Preguntas especiales en el cuarto trimestre de 2019 del índice RSM US Middle Market Business Index descubrieron que sólo el 27% de los ejecutivos indicaron que su organización apoya las causas de igualdad de género, y el 46% informó que se centran en los problemas y el empoderamiento de las mujeres como parte de sus esfuerzos de diversidad e inclusión. Sin un enfoque más fuerte en las mujeres, las empresas medianas se perderán todos los beneficios generados por este cambio en la fuerza laboral y las diversas perspectivas que aporta a los negocios.


Ya se veía venir

La dinámica del mercado laboral estadounidense se inclina hacia las mujeres. Los CEOs y las juntas corporativas con visión de futuro deben anticipar mayores demandas de cambios en el lugar de trabajo, particularmente en torno a la disparidad salarial. La visualización de datos a continuación ilustra los cambios a largo plazo en la fuerza laboral nacional. Observe cómo los cambios que comenzaron a principios de la década de 1960, y luego se aceleraron en la década de 1990, finalmente se concretaron en 2020.

Empleados mujeres y hombres como porcentaje del total de empleados

Para proporcionar un contexto en torno a la importancia de este cambio, considere que en 1965 había 10.8 millones de mujeres trabajando en trabajos de prestación de servicios. Hoy ese número se ha disparado a 58.3 millones, y las mujeres tienen alrededor del 54% de todos los trabajos de prestación de servicios. Incluso en las industrias de producción de bienes tradicionalmente dominadas por los hombres, el empleo femenino aumentó un 2.4% frente al 0.4% de los hombres.

La tasa de participación en la fuerza laboral de las mujeres de 25 a 54 años en los Estados Unidos se encuentra en un máximo cíclico del 76.5%. Dado que las áreas de crecimiento más rápidas dentro de la fuerza laboral doméstica son los servicios (cuidado de la salud, educación y servicios empresariales), la brecha salarial promedio actual de 20% entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo es insostenible.

El cambio ya está aquí

La dinámica laboral cíclica implica que las mujeres ahora tienen la iniciativa en el empleo tradicional. Las empresas medianas y grandes necesitarán cambiar rápidamente la forma en que reclutan, retienen y proporcionan flexibilidad laboral para acomodar a la mayoría demográfica emergente dentro de la fuerza laboral. Además, debe haber una igualación de los salarios a corto plazo. Esto no puede suceder lo suficientemente rápido.

El nuevo cambio demográfico exigirá un mayor enfoque en las políticas y los beneficios favorables para la familia, y la flexibilidad se convertirá en un elemento clave a medida que las mujeres continúen soportando su carga tradicional de cuidado de niños y ancianos. Sin embargo, no será suficiente el que las empresas simplemente ofrezcan estos beneficios; los empleados deben ver que sus carreras no serán penalizadas por aprovecharse de ellos para ayudarlos a satisfacer sus demandas laborales y personales.

Incluso los gerentes y formuladores de políticas más progresistas suelen exigir evidencia tangible de cambio. Ese cambio ahora es evidente en los datos duros proporcionados por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos y pueden usarse como punto de referencia para medir la igualdad y la desigualdad en la fuerza laboral y en la economía.

La diversidad, la inclusión y la igualdad son objetivos nobles y alcanzables. Dados los cambios demográficos en curso en la economía, mejor ilustrados por los cambios en los datos de empleo, las empresas necesitan adaptarse y evolucionar rápidamente para acomodar esos objetivos y ponerlos en funcionamiento dentro de la empresa.

Es poco probable que la mayoría emergente en la fuerza laboral se contente con un ritmo lento de cambio; probablemente lo seguirán haciendo, mientras reinterpretan el panteón de los salarios, el lugar de trabajo y la economía.

LAS MUJERES AHORA SUPERAN A LOS HOMBRES EN LA FUERZA DE TRABAJO EN UN 50.04% AL 49.96%. HAY 109,000 MUJERES MÁS QUE HOMBRES EN LA FUERZA DE TRABAJO ESTADOUNIDENSE, EXCLUYENDO LOS TRABAJOS AGRÍCOLAS.

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico