La agenda ESG y el auge de la información no financiera

ic-ago-esg-01.png

Por Marco Carlizzi
Partner at RSM Italy


En esta ocasión queremos compartir con ustedes este breve artículo referente a la importancia de las siglas ESG en el mundo y en especial, porque en RSM a nivel global, hemos iniciado un proceso para estar cada vez más involucrados en este tema, que sin duda se convertirá en un tópico fuertemente valorado en el escenario empresarial mundial de los próximos años.

Environmental, Social, and Governance (ESG) ha evolucionado desde un concepto inicial relacionado con la responsabilidad social corporativa hasta convertirse en un importante impulso para las empresas, en particular para el comportamiento de la junta directiva y los accionistas.

El cambio climático se ha convertido en su imagen emblemática, y las acusaciones de “lavado verde”, en su hermano no deseado. ESG quizás se haya convertido en la piedra de toque de ese objetivo tan difícil de alcanzar compartido por la mayoría de las empresas, una reputación corporativa como el "mejor en su clase".

Más allá de la sala de juntas, ESG está ejerciendo una influencia cada vez mayor en la toma de decisiones de proveedores y compradores. Los accionistas e inversores están interesados ​​en comprender las estrategias a largo plazo de las empresas en las que invierten y el papel que desempeña ESG en su dirección.

A principios de junio, los diplomáticos del clima se reunieron para la Conferencia sobre el Clima de Bonn, un evento de seguimiento de la COP26, para debatir el progreso neto cero en medio de renovadas preocupaciones sobre la seguridad energética. Muchos describieron la reunión como desordenada y llena de decepción, y muchos mencionaron la guerra en Ucrania y las consiguientes crisis energética y alimentaria como la causa del progreso forzado.


Nuevos vientos en contra y dilemas de definición

El entorno geopolítico presenta nuevos vientos en contra; una crisis energética y del costo de vida que afecta incluso a mercados de alto crecimiento como China, así como a la mayoría de las economías del Atlántico Norte y de la Unión Europea. Los gobiernos, y por lo tanto los reguladores, se enfrentan a electores cada vez más conscientes de las medidas ESG que son solo un escaparate con un proyecto de ley adjunto. El Reino Unido, por ejemplo, suspendió recientemente el cierre total de una controvertida instalación de gas de esquisto, además de considerar la posibilidad de volver a emitir licencias de perforación en el Mar del Norte. Europa, como resultado de la guerra en Ucrania, está en un camino de dependencia cero del petróleo y el gas rusos dentro de un par de años, con una duplicación de los precios mayoristas en marcha y una presión creciente sobre los Estados miembros de la UE para aumentar la producción de energía renovable.

También hay preguntas crecientes sobre el alcance de la misma etiqueta 'ESG', y algunos argumentan que su definición se está volviendo demasiado amplia para fines prácticos. La OCDE ha dicho que la evasión fiscal cuesta a los gobiernos a nivel mundial entre el 4 y el 10 % de los ingresos que, de otro modo, podrían gastarse en educación y otras ayudas sociales; ¿Deberían ahora la transparencia fiscal y la justicia formar parte de cualquier sistema de puntuación ESG? ¿Debería considerarse la “cooperación fiscal” como una forma de introducir cuestiones fiscales en el sistema de puntuación ESG?

Esto y otros problemas relacionados dan lugar a la broma de que las letras 'S' y 'G' en 'ESG' son mudas. Sin embargo, algunos mercados han comenzado a tomarse en serio la 'S' y la 'G'. En 2003, Noruega abrió el camino al exigir que las mujeres deben formar el 40% de los directorios de cualquier empresa importante. Posteriormente, la Comisión Europea propuso una ley que exigía un mínimo del 40 % de mujeres en los consejos de administración de las empresas que cotizan en bolsa en toda la Unión Europea para 2020. Hoy, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Irlanda, Italia, Alemania, los Países Bajos y España han adoptado medidas similares. Esto demuestra que existe un creciente impulso político para fomentar, si no imponer, medidas de diversidad étnica y de otro tipo.

Por ahora, el enfoque del cambio regulatorio está en la 'E' de ESG. Según el Foro de Gobierno Corporativo de la Facultad de Derecho de Harvard, más del 85 % de los inversores y más del 90 % de los principales líderes empresariales ahora quieren métricas cuantificables que puedan usar para evaluar su impacto ESG. Gran parte de esto ahora está impulsado por inversores a través de colaboraciones como el Grupo de inversores institucionales sobre el cambio climático, que está escribiendo a las empresas para exigir más divulgación sobre el impacto de la descarbonización para guiar al mundo por un camino que nos permita permanecer por debajo de un 1,5. C límite de calentamiento global en este siglo.


Represión regulatoria

En el contexto de la inversión, si bien ahora se ha demostrado que los fondos ESG ayudaron a estabilizar el mercado de acciones ESG (Europe Corporate Governance Institute, junio de 2022), los reguladores están lidiando con los nuevos y complejos criterios de ESG para la selección de inversiones. Esto ha provocado que la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. (SEC) y otros reguladores aumenten el escrutinio de las afirmaciones de las empresas con respecto a sus credenciales ESG y controlen más de cerca sus comunicaciones relacionadas con ESG.

En marzo de 2021, la SEC formó un grupo de trabajo de ESG con el único propósito de investigar violaciones relacionadas con ESG. Al mismo tiempo, la SEC también anunció que tenía la intención de crear reglas para las divulgaciones de las empresas relacionadas con los factores ESG, incluidas las divulgaciones climáticas. El objetivo de la decisión ESG de la SEC era crear requisitos de divulgación integrales y estandarizados, lo que facilita a los inversores comparar los criterios ESG entre empresas.

El 17 de marzo de 2022, la SEC propuso una regla que requerirá que las empresas registradas en la SEC incluyan ciertas divulgaciones relacionadas con el clima en sus declaraciones de registro e informes periódicos. Esto incluye información sobre los riesgos relacionados con el clima que es razonablemente probable que tengan un impacto material en su negocio, resultados de operaciones, condición financiera y ciertas métricas de estados financieros relacionadas con el clima en una nota a sus estados financieros auditados.

Por lo tanto, las declaraciones públicas provisionales y los estados financieros anuales auditados se están colocando directamente en el nexo de las comunicaciones públicas de las empresas con respecto a ESG. Esto está generando desafíos y riesgos nuevos y matizados para las firmas de auditoría y contabilidad financiera.

¿Qué riesgos regulatorios y financieros propios enfrentarán las firmas de auditoría y contabilidad financiera cuando, a los ojos de los reguladores e inversionistas, esas evaluaciones salgan mal?

Las multas gubernamentales por infracciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de EE. UU. (“FCPA”) aumentaron a USD 2,800 millones en 2020.

¿Cuánto tiempo antes de que una empresa financiera y contable enfrente sanciones y multas significativas por informar incorrectamente la FCPA u otras infracciones de ESG, incluso sin saberlo?

La legislación de la Unión Europea fue aún más lejos mediante el Reglamento (UE) 2019/2088 del Parlamento Europeo publicado el 27 de noviembre de 2019. Este se centró en las divulgaciones relacionadas con la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros. El reglamento contiene una definición de “inversión sostenible” (artículo 2º n.º 17) e impone reglas a los sujetos que actúan como participantes del mercado y asesores financieros en relación con la divulgación de información sobre cuestiones de sostenibilidad.

Los participantes del mercado y los asesores financieros deben, por lo tanto, comunicar datos sobre cómo tienen en cuenta los factores ESG en dos niveles:

  1. Sus procesos de toma de decisiones relacionadas con inversiones;
  2. Todos los productos financieros que vendan en los mercados de la UE

El mundo financiero europeo está, por tanto, lidiando con la nueva taxonomía de actividades sostenibles y buscando productos financieros que puedan ser catalogados de conformidad con el artículo 8 o 9 del Reglamento 2020/852 de 18 de junio de 2020 (el llamado “Reglamento de Taxonomía”) que modificó el citado reglamento 2019/2088.


Ética y energía

Hay un nuevo conjunto de consideraciones para las firmas de auditoría y contabilidad financiera encargadas de evaluar el cumplimiento de ESG y las vulnerabilidades financieras de las empresas y organismos estatales encargados de entregar recursos energéticos vitales al público. Estos incluyen lo que constituye un comportamiento razonable y ético en la búsqueda de los objetivos corporativos centrales y la compatibilidad de esos objetivos con los objetivos ESG. Para tales entidades corporativas en países de Europa del Este, por ejemplo, las alternativas a la compra de energía generada en Rusia son caras (especialmente para aquellos países sin salida al mar) y/o frente a relaciones geopolíticas de amistad histórica, como para Hungría.

Muchas empresas hoy en día están comprensiblemente confundidas en cuanto a la mejor manera de abordar la presentación de informes sobre su desempeño ESG de una manera que sea creíble y precisa. Gran parte de esta confusión se deriva de una plétora de marcos de informes de sostenibilidad. Para muchos, la respuesta bien podría ser el Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB), que podría hacer por los informes de sostenibilidad lo que hace el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) por los informes financieros.

El ISSB, que se presentó en la COP26, tiene el potencial de rehacer los informes ESG. La Junta tiene como objetivo establecer un consenso global para las divulgaciones de sostenibilidad, simplificando el panorama complejo y estandarizando la práctica de los informes no financieros. Es poco probable que sea una reinvención total del proceso de informes ESG o una panacea. En cambio, está destinado a acompañar los procesos de informes existentes y proporcionar estándares consistentes para las organizaciones a nivel mundial. La adopción de estándares consistentes y reconocidos internacionalmente solo puede aliviar los riesgos y desafíos que enfrentan las firmas de auditoría y contabilidad financiera en el contexto cambiante de ESG porque solo un enfoque verdaderamente holístico e integral puede tener éxito.

RSM tiene como objetivo estar a la vanguardia de estos estándares de informes, con especial atención a las necesidades de las empresas en crecimiento. Son estas empresas las que con el tiempo probablemente estarán sujetas a los mismos estándares que la SEC y otros están imponiendo a las empresas más grandes, y que también pueden encontrar una diferenciación estratégica al asumir una posición de liderazgo en esta área clave.

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico