RSM México
Languages

Languages

Pymes: reestructurar operaciones comerciales para “reimaginar” una nueva forma de avanzar

RSM Global

La crisis de COVID-19 está creando temblores que se están sintiendo a escala internacional por las empresas que buscan salvaguardar su futuro en términos de flujo de efectivo y liquidez. El flujo de efectivo es el elemento vital de las pequeñas y medianas empresas y, una vez que esto se ve amenazado, una organización pronto puede encontrarse en problemas.

Sin embargo, existen soluciones que los líderes empresariales, incluidos los directores y accionistas, pueden adoptar para seguir siendo solventes, mejorar el flujo de efectivo e impulsar hacia la próxima normalidad.

En primer lugar, debe quedar claro que la reestructuración no es intrínsecamente negativa. Hay muchas razones por las que puede ser un curso de acción positivo. Las empresas no necesariamente tienen que estar bajo presión financiera, es posible que simplemente necesiten reunir capital, optimizar el flujo de efectivo, abordar las preocupaciones operativas con respecto a la rentabilidad, entre muchas otras razones.

La reestructuración puede ayudar a una organización a identificar los problemas clave que desafían la liquidez y la eficiencia operativa al mismo tiempo que presenta posibles soluciones. A partir de este punto, es posible comenzar con la implementación de una nueva estructura.

Reaccionando al inminente cambio

El comercio minorista y el sector hotelero representan dos sectores que se han visto muy afectados por la crisis de COVID-19. En estas industrias, la necesidad de reestructurar y reorganizar sus procesos nunca ha sido mayor. Antes de la pandemia, no existía ningún precedente para construir un marco de respuesta alrededor y con el virus girando a tal velocidad, era difícil ser algo más que reactivo.

En los últimos meses, hemos visto un cambio importante en la forma en que opera el entorno minorista. Con las predicciones económicas actuales, es probable que veamos más cambios en los próximos meses a medida que se formen completamente nuevas estructuras.

Los minoristas que aún disfrutan del éxito lo han hecho aprovechando el panorama actual como una oportunidad para optimizar o reducir el número de puntos de venta o tiendas. Esto no deja de tener algunas consecuencias negativas, ya que una reducción en las ubicaciones habrá significado la reducción de puestos de trabajo y la pérdida de personal. Algunos de los minoristas más exitosos han sido los supermercados, que se benefician de estar exentos de cierre y rápidamente implementaron procedimientos de seguridad tanto para el personal como para los clientes.

Los cambios hechos a través de la reestructuración ya han ayudado enormemente a la recuperación y el funcionamiento continuo de muchas organizaciones. Sin una toma de decisiones rápida y sin tomar medidas para reestructurar, muchas empresas no habrían podido mantener una posición en el mercado. Los bares y restaurantes ahora se han abierto con un sistema operativo completamente diferente al entorno anterior a COVID-19.

La industria automotriz también ha sido una de las que tuvo que adaptarse al cambio repentino. Un exceso de oferta de vehículos producidos se encontró frente a frente con una baja demanda, lo que ha tenido un gran impacto y, cuando se combina con el deseo cambiante de los consumidores por los vehículos eléctricos, ha acelerado aún más una industria ya de por sí cambiante. Este proceso probablemente transformará la forma en que los consumidores compran vehículos y las salas de exhibición serán menos importantes a medida que pase el tiempo.

Más allá de la nueva normalidad

A nivel mundial, hemos visto un aumento significativo en la necesidad y el interés de reestructurar los servicios durante el cierre inicial, pero la cuestión que surge es: ¿cómo serán los próximos 18 meses?

El apoyo sin precedentes de las instituciones financieras gubernamentales ha aliviado la demanda recientemente, aunque a medida que diferentes países entran y salen del confinamiento, se espera que esta demanda aumente aún más.

Muchos bancos e instituciones financieras comparten la creencia de que esta es la calma antes de la tormenta. Dado que los gobiernos no pueden apoyar las economías y las empresas de forma indefinida, es lógico pensar que el servicio de reestructuración tendrá una gran demanda en los próximos meses. Esto coincide con el hecho de que todo el dinero prestado para ayudar a enfrentar la tormenta COVID-19 será reembolsable, lo que requerirá decisiones difíciles por parte de los propietarios de negocios.

Uno de los efectos secundarios más interesantes de COVID-19 ha sido el cambio para trabajar desde casa. Sin duda, esto tendrá un gran impacto en el sector inmobiliario que controla las oficinas en el centro de las ciudades.

También es probable que las economías que se sumergen en la recesión, junto con el aumento del desempleo, tengan un impacto negativo en el mercado inmobiliario residencial. Sin embargo, es casi seguro que el aumento significativo de las compras en línea dará lugar a una mayor demanda de almacenamiento.

Otro efecto de trabajar desde casa ha sido que más organizaciones reconozcan que pueden mantener la eficiencia con el personal que trabaja de forma remota, lo que probablemente lleve a una reducción en el uso del espacio de oficina después de COVID. Ya existen muchos ejemplos de organizaciones que implementan arreglos de hot desk para que el personal trabaje en una oficina más pequeña algunos días a la semana. Las personas que trabajan más desde casa sin duda afectarán las operaciones minoristas diarias, así como las industrias apoyadas en servicios que se basan en personas que compran alimentos y bebidas durante el día. Es probable que las cafeterías emergentes, las panaderías independientes y lugares similares sientan este impacto de manera significativa.

Resolución en reestructuración

El enfoque principal de las organizaciones que avanzan no debe ser insistir en las circunstancias negativas que se enfrentan, sino buscar soluciones positivas. Hay muchas formas inteligentes de reorganizarse teniendo en cuenta el clima actual, algunas de las cuales implicarán decisiones difíciles que, en última instancia, verán tiempos difíciles antes de la recuperación.


ORIGINAL

https://www.rsm.global/insights/tax-news/restructuring-business-operations-reimagine-new-way-forward

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico