RSM México
Languages

Languages

Un pronóstico saludable: 5 oportunidades para la recuperación del sector salud privado

Vivek Shukla, Partner Healthcare, RSM UAE

Al igual que muchos otros sectores, COVID-19 ha golpeado fuertemente la atención médica. Desde mi propia experiencia, el principal canal de ingresos de la industria de la salud privada de consultas planificadas y cirugías electivas ha sido casi inexistente en la región del Medio Oriente y África del Norte (MENA).

Además, según una encuesta reciente de RSM, los ingresos de otros canales importantes también han sufrido; los pacientes ambulatorios se redujeron en un 40% a 60%, la atención primaria en un 70% a 80% y la atención dental en un alarmante 90%. Incluso sin el impacto de COVID-19, esta es una industria que existió bajo una inmensa presión financiera mucho antes del confinamiento.

En este artículo, exploraremos cinco oportunidades clave que hemos identificado que pueden ayudar a los hospitales y proveedores de atención médica a enfrentar los desafíos de una nueva normalidad y recuperación de la crisis de COVID-19.

El panorama pre y post cuarentena

Un hospital rara vez tiene el control total de sus ganancias. Es una industria en la que el consumidor del servicio puede no ser quien normalmente lo paga. El pago normalmente vendrá de un tercero, ya sea una aseguradora o un plan de atención financiado con fondos públicos. Para complicar las cosas, al hospital no se le paga el día. Se tarda semanas, a veces meses, para que se procese ese pago. Además, parte del pago puede incluso ser rechazado por el pagador.

El costo de administrar un hospital es muy alto y los márgenes son muy delgados. Los sistemas hospitalarios emplean mano de obra costosa y altamente calificada. Los gastos generales del equipo hospitalario son altos, ya que la tecnología médica es costosa y debe reemplazarse o actualizarse con frecuencia. Después del COVID-19, incluso si las cirugías electivas planificadas aumentaron repentinamente de la noche a la mañana, habría poco impacto en aliviar las presiones de costos.

Además, con el retraso en el proceso de pago, el dinero aún no se materializaría hasta semanas después. El enigma de los flujos de efectivo agravará los problemas de los hospitales durante la mayor parte de 2020 e incluso el comienzo de 2021.

Aquí hay cinco oportunidades que los líderes de hospitales privados pueden aprovechar para ayudar a sus negocios a retomar el camino.

1. Gestión del flujo de efectivo y las finanzas en la asistencia sanitaria privada tras el impacto de COVID-19

Una de las primeras consideraciones es cómo reorganizar el flujo de efectivo. Las cuentas por pagar deben administrarse diligentemente, mientras que las cuentas por cobrar deben acelerarse de inmediato. En la situación actual, es probable que el ciclo de ingresos del hospital deba racionalizarse para aumentar la eficiencia en los procesos de facturación y cobro de efectivo, de acuerdo con las mejores prácticas y los puntos de referencia de la industria. La automatización también puede ayudar a mejorar la eficiencia y reducir el riesgo de error humano en la gestión del ciclo de ingresos.

Por otro lado, como asesor, consideraríamos los costos fijos, como los salarios, y consideraríamos reestructurar algunos de estos en costos variables. Una buena estrategia es desarrollar una matriz de asignación para ayudar a priorizar lo que debe pagarse y cuándo debe pagarse.

La planificación de escenarios también puede ayudar a comprender qué vías pueden ayudarlo a cumplir con sus requisitos internos. Por ejemplo, si los ingresos aumentan en la cantidad X, necesitará personal adicional X.

Otro factor importante para tener en cuenta es el costo de la línea de servicio. Por ejemplo, cada procedimiento, como una cesárea, tiene un costo. Este costo no es predecible por varias razones: los médicos varían en antigüedad y experiencia y a su vez ganan diferentes salarios; cada uno puede tomar diferentes cantidades de tiempo para completar el procedimiento, entre otros factores. El seguimiento de estos datos ayuda a determinar cómo administrar los costos generales y generar el mayor valor.

2. Gestión de la fuerza laboral cuando el flujo de efectivo está en crisis

Como resultado del COVID-19, las demandas laborales de un hospital pueden no ser las mismas que antes, por lo que un hospital o proveedor de atención médica deberá evaluar cuántas personas se necesitan para cada departamento y qué empleados se necesitan para estar en el sitio.

Hay tres oportunidades para explorar:

  • Fuerza de trabajo remota, tercerizada o en el extranjero: para reducir los costos, algunos departamentos pueden trabajar de forma remota o externalizarse a ubicaciones en el extranjero más rentables.
  • Reducción de horas: la creación de arreglos de trabajo innovadores que reducen el número de horas para algunos roles podría ayudar a reducir los costos.
  • Salarios variables: algunos roles o funciones podrían tener un salario fijo más un componente de salario variable basado en el éxito.

Las necesidades laborales pueden no ser las mismas que antes del COVID-19, por lo que los hospitales deben ser deliberados y demostrar cautela al planificar y asignar los requisitos de mano de obra. Para los trabajadores a distancia, ya sea que trabajen desde su hogar o desde otro país, un nuevo conjunto de KPIs y descripciones de trabajo maximizaría la fuerza laboral y nos ayudaría a determinar cuáles departamentos son críticos y cuáles no.

3. Gestión de la cadena de suministro, como proveedor de atención médica privada en tiempos difíciles

Una de las primeras cosas que debe hacer un hospital o proveedor de atención médica es revisar los contratos con sus proveedores principales. Estos deben evaluarse y analizarse minuciosamente, para ayudar a localizar oportunidades de renegociación. Si se pueden extender los periodos de crédito, también se extenderá cualquier pago a los prestamistas, lo cual es bueno para el flujo de efectivo.

La renegociación de estos contratos puede reducir los costos hasta en un 6% a 7%. Sobre ese mismo tema, también se deben evaluar los niveles de inventario. La planificación de escenarios y los paneles de control predictivos pueden ayudar a determinar qué consumibles de inventario, como medicamentos, serán necesarios si aumenta la ocupación o los servicios al paciente. Estos cálculos deben ser muy precisos, de lo contrario existe el riesgo de que el proveedor de atención médica se sobrecargue, lo que supone una carga innecesaria para el flujo de efectivo.

4. El papel de la tecnología en la reducción de costos y la mejora de la eficiencia operativa

Como la mayoría de las otras empresas, los hospitales están integrando más tecnología en sus operaciones comerciales. También están tratando de evaluar y determinar cuándo y cómo introducir estas nuevas plataformas y cuánto invertir en ellas.

Algunos ya han hecho la transición. Las consultas virtuales y las plataformas remotas de monitoreo de la salud ya eran comunes antes de la crisis y han crecido exponencialmente durante el consiguiente bloqueo. Los hospitales deberán determinar en qué tecnologías adicionales desean invertir ahora y cuáles pueden diferirse para el futuro.

Además, la automatización puede cubrir muchas funciones del hospital, como la gestión del ciclo de ingresos, las predicciones de la cadena de suministro, las farmacias y los dispensarios, e incluso la contabilidad financiera.

5. Atraer a los pacientes nuevamente a la atención médica privada no urgente

El marketing y la promoción son funciones cruciales para hospitales y proveedores de atención médica que no han visto consultas, procedimientos y cirugías durante varios meses. Los pacientes permanecen activamente alejados de estas instalaciones, lo que les deja menos efectivo para invertir en campañas. Esto significa que la función de marketing tendrá que hacer más con menos.

Toda la función de marketing necesitará una cuidadosa reorganización, incluida la redefinición del alcance, la evaluación de los recursos y la optimización de la asignación presupuestaria. Con base en nuestros hallazgos, hemos ayudado a proveedores de atención médica y hospitales privados a desarrollar un plan de marketing de un año, que consiste en una nueva estrategia, nuevas activaciones y un cronograma. El objetivo será impulsar el cambio de los canales tradicionales (exteriores e impresos) a plataformas digitales como las redes sociales, el marketing en línea y los canales digitales, que son más específicos, tienen un potencial mucho mayor de compromiso y son mucho más medibles.

De todas las expectativas en el equipo de marketing renovado, ninguna será mayor que la retención de pacientes. La retención es crucial, ya que es menos costosa y genera más dinero. Tener una estrategia para la retención de pacientes y una estrategia para atraer nuevos pacientes será fundamental para la sostenibilidad general del negocio.

Reimaginar un nuevo camino para la salud privada y los hospitales

En este momento, los hospitales de todo el mundo, en cada tipo de sistema de salud, se están reinventando. Están explorando los beneficios de las nuevas tecnologías, realizando consultas vía digital, ideando tácticas para ahorrar dinero y reorganizando su mano de obra. La industria de la salud tal como la conocemos puede que nunca se vea igual. Pero no todo son malas noticias. Si bien la atención médica puede ser la que más necesita reiniciar, esta crisis puede haber brindado la oportunidad y el ímpetu que necesitaba para actualizar, rediseñar y reinventar este sector vital.

En una era en que los hospitales están haciendo todo lo posible para recuperarse, algunos están teniendo éxito y su supervivencia puede redefinir toda la industria.


ORIGINAL

https://www.rsm.global/insights/new-way-forward/healthy-prognosis-five-opportunities-hospital-leaders-aid-their

¿Cómo podemos ayudarle?

Contáctenos vía telefónica al  01 (55) 5093. 6200 o envíe sus preguntas, comentarios o solicitudes de propuestas.

Enviar correo electrónico