RSM Uruguay
Languages

Languages

COVID-19: impacto sobre los estados financieros, auditoria y otros servicios de Contador Público

Ya en este momento parecen muy obvias, buena parte de las consecuencias que está teniendo la crisis sobre la actividad de las empresas, y en muchos casos poniendo una incertidumbre considerable sobre su continuidad, (enumerativo, no taxativo):

  • Disminución abrupta o total en sus ventas
  • Cierre preceptivo de sus locales comerciales
  • Problemas en sus cadenas logísticas de abastecimiento o distribución
  • Cortes en la cadena de pagos
  • Falta de financiamiento
  • Contingencias por incumplimiento de contratos

Consideraciones a nivel de los estados financieros

Atendiendo a un tema de oportunidad, ubiquémonos ahora en aquellas entidades que tienen su cierre de ejercicio con anterioridad a la crisis, pero que aún no han emitido sus estados financieros correspondientes.

No parece haber duda que la ocurrencia de las consecuencias de cualquiera o varias de estas circunstancias tendrán un impacto considerable (o total) sobre la vida y continuidad de cualquier entidad, y no parece lógico que un lector o usuario de los estados financieros de la entidad (tomador de decisiones), cuyo cierre haya sido anterior a la crisis, pero estén siendo emitidos en este momento o más adelante, esté ajeno a ello.

Si bien en Uruguay podemos asumir que para el caso sería de aplicación más amplia la Sección 32 de la NIIF para PYMEs, entendimos que por ser esta derivada de la NIC 10, su norma “madre”, sería más oportuno centrarse en ella.

Estas situaciones descritas califican claramente dentro de lo que la NIC 10 – Hechos ocurridos después del período sobre el que se informa (21): “Si hechos ocurridos después del período sobre el que se informa que no implican ajustes son materiales, no revelar esta información puede influir en las decisiones económicas que los usuarios puedan tomar sobre la base de los estados financieros. Por consiguiente una entidad revelará la siguiente información sobre cada categoría significativa de hechos ocurridos después del período sobre el que se informa que no impliquen ajuste”:

  1. la naturaleza del evento, y
  2. una estimación de sus efectos financieros, o un pronunciamiento sobre la imposibilidad de realizar tal estimación”.

Los efectos de los hechos mencionados tendrán a su vez impactos variados sobre la valuación futura (presente a esta altura) de distintos capítulos de los estados financieros de la entidad, recogidos a nivel de distintas normas, amén de la ya citada (enumerativo, no taxativo):

  • Inventarios (NIC 2)
  • Propiedad, Planta y Equipo, Activos Intangibles y Propiedades de Inversión (NICs 16, 38 y 40)
  • Deterioro del valor de los activos (NIC 36)
  • Instrumentos financieros (NIC 39 y NIIF 9)
  • Provisiones, Pasivos Contingentes y Activos Contingentes (NIC 37)
  • Activos no Corrientes Mantenidos para la Venta y Operaciones Discontinuadas (NIIF 5)
  • Medición del valor razonable (NIIF 13)
  • Ingresos de actividades ordinarias procedentes de contratos con clientes. (NIIF 15)

Como explica la norma, si bien no corresponde el ajuste de los estados financieros a su fecha de cierre, sí la revelación de los hechos y su cuantificación o imposibilidad de hacerlo.

Los efectos derivados de esta crisis que estamos analizando son ya de tal magnitud (material) que su revelación debe realizarse en las condiciones precitadas.

Consideraciones a nivel de la auditoría, revisión y compilación

Desde el punto de vista de Auditoría de Estados Financieros, corresponde ubicarse en el ámbito normativo de la Norma Internacional de Auditoría 560 – Hechos Posteriores al Cierre.

También aquí por un tema de oportunidad nos ubicaremos en aquellos Hechos ocurridos entre la fecha de los estados financieros y la fecha del informe de auditoría.

Sin bien aquí no procede ningún aspecto normativo extraordinario, sí parece del caso poner énfasis en los “procedimientos de auditoría diseñados  para obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada de que se han identificado todos los hechos ocurridos entre la fecha de los estados financieros y la del informe de auditoría que requieran. . . su revelación en estos”

En estas circunstancias parecen cobrar relevancia los procedimientos tradicionales vinculados al tema:

  • Profundizar en un adecuado conocimiento del negocio
  • Las reuniones informativas con la dirección y el gobierno corporativo que ayuden a la identificación de los hechos o circunstancias posteriores al cierre y su estimación de los impactos.
  • Lectura de actas y documentos de la dirección vinculados con decisiones originadas en el tema.
  • Lectura y análisis de estados financieros intermedios posteriores al cierre.

La propia Guía de la Norma cita algunos ejemplos de situaciones sobre las que puede ser útil poner énfasis en estas circunstancias:

  • Si se ha suscrito nuevos compromisos, préstamos o garantía.
  • Si han tenido lugar o se han planificado ventas o adquisiciones de activos
  • Si ha habido algún acontecimiento relativo a contingencias
  • Si se ha realizado o previsto algún ajuste contable inusual
  • Si se han producido o es probable que se produzcan hechos que cuestionen la adecuación de las políticas contables utilizadas en los estados financieros, como ocurriría, por ejemplo, sí dichos hechos cuestionaran la validez de la hipótesis de empresa en funcionamiento.
  • Si ha ocurrido algún hecho que sea relevante para la medida de las estimaciones o de las provisiones realizadas en los estados financieros.
  • Si ha ocurrido algún hecho que sea relevante para la recuperabilidad de los activos.

Como cierre en lo relativo a la auditoría, cobra especial relevancia para el Auditor la exigencia a los responsables del gobierno de la entidad las manifestaciones escritas (carta de gerencia) acorde a la NIA 580, de que todos los hechos ocurridos con posterioridad a los estados financieros, en este caso han sido adecuadamente revelados.

Entendemos que otros servicios relacionados que prescriben la participación del Contador Público, a pesar de su menor alcance, no le eximen de la aplicación de procedimientos destinados a obtener evidencia sobre las situaciones mencionadas.

Si pensamos en el caso del Informe de Revisión o Revisión Limitada, los procedimientos técnicos, aunque con menor grado de alcance indican la necesidad de llevar adelante procedimientos vinculados con la obtención de evidencia sobre aquellos hechos ocurridos con posterioridad al cierre del ejercicio, y con impacto relevante sobre la información contenida en los mismos. En relación a ello, citamos el párrafo 2.16 del pronunciamiento Nº5 del Colegio de Contadores, Economistas y Administradores del Uruguay: 

“2.16.-Efectuar investigaciones tendientes a tomar conocimiento de hechos posteriores al cierre del ejercicio a que se refieren los estados contables, que puedan afectar significativamente la información contenida en los mismos”.

En lo relativo al Informe de Compilación, si bien es aceptado que su compromiso profesional es sensiblemente inferior a los otros citados, parece razonable que frente a estados financieros con situaciones como las que se analizan, el profesional actuante debería, al menos, llamar la atención sobre aquellas revelaciones contenidas en dichos estados que describen la situación.

¿Podemos ayudarlo?

Si desea más información sobre nuestros servicios, por favor contacte a nuestro equipo de profesionales.

Autores

Jorge Gutfraind
Socio Director & Managing Partner