RSM Uruguay
Languages

Languages

COVID-19: ¿qué ocurre con los proyectos de inversión declarados promovidos? Los beneficiarios esperan señales

Antecedentes

Los proyectos de inversión presentados y declarados promovidos, resoluciones mediante, al amparo de la Ley 16.906, más conocida como Ley de Inversiones y sus sucesivos decretos reglamentarios, han disminuido sensiblemente en los últimos períodos generando ahora una paralización casi total debido al efecto de la pandemia de Covid 19 que estamos viviendo y la incertidumbre suscitada desde el punto de vista sanitario, social y económico.

Dudas de los beneficiarios

Un gran manto de dudas acecha a los beneficiarios de proyectos ya promovidos siendo la mayor preocupación obviamente las elevadas posibilidades de incumplimiento del indicador empleo ante la ola masiva de envío forzoso de personal al seguro de desempleo y ante la caída abrupta de diversas actividades que afectan distintos sectores de la economía de nuestro país.

Posibles inconvenientes

Si bien esta preocupación parece razonable, y por demás justificada, entendemos que no sería la única y el abanico de problemas se tornaría bastante más amplio.

En lo que refiere a indicadores, por supuesto la caída del empleo, como se señaló precedentemente, podría encabezar las estadísticas pero también aquellos proyectos que decidieron puntuar por aumento de las exportaciones se podrían ver seriamente afectados.

Paralelamente, pero en lo que refiere a las inversiones en sí mismas, muchas de ellas que se encuentran en proceso de desarrollo o construcción se han visto prácticamente paralizadas.

Por último entendemos que la situación actual también conspirará contra el plazo para la utilización de los beneficios específicos de los proyectos promovidos, particularmente el beneficio de Impuesto a la Renta de Actividades Económicas.

Medidas necesarias

Por el momento la Comisión de Aplicación (COMAP) ha publicado en su sitio web solamente dos comunicados que refieren, uno a la modalidad de presentación de forma absolutamente remota para nuevos proyectos, y otro en relación a la no exigencia de la constancia de estar al día con dicho organismo para la realización de cualquier trámite durante el período que dure la emergencia sanitaria.

Más allá de esto, se entiende la necesidad de actuar sobre cada uno de los puntos mencionados en párrafos anteriores esperando acciones concretas como la posibilidad de no computar en el promedio anual, tanto para los indicadores de empleo como de exportaciones, estos meses afectados por la emergencia sanitaria.

En relación a las inversiones que se verán demoradas sería bueno esperar una ampliación de los plazos en los cronogramas de ejecución establecidos en las respectivas resoluciones.

Y por último, pero no menos importante, no es difícil visualizar que muchas de estas empresas no van a generar renta durante este año y en algunos casos se verán imposibilitadas de utilizar el beneficio otorgado en relación al IRAE por tanto resultaría saludable poder ampliar algún ejercicio adicional la posibilidad del beneficio a utilizar.

¿Podemos ayudarlo?

Si desea más información sobre nuestros servicios, por favor contacte a nuestro equipo de profesionales.

Autores

Bernardo Vitale
Socio responsable de consultoría y RAS